Isometria: Nuevo Mercacentro

Nuevo Mercacentro

Tipo
Dotacional. Concurso - 2º premio
Colaboradores
Cliente
Ayuntamiento de Fuengirola
Situación
Paseo Jesus Santos Rey, Fuengirola
Superficie
8000m2
Año
2019
Planta Baja
Planta Primera

Actualmente, el mercado de Fuengirola se está quedando vacío y cuenta con más puestos cerrados que abiertos. El problema no reside en la calidad de los productos ofertados, si no en el continente. Cada vez son más los comerciantes que deciden cerrar su puesto del Mercacentro y abrir uno en la calle, donde pueden ser vistos y exhibir sus productos.

El actual edificio está cerrado en sí mismo, no dialoga con la ciudad, no invita a ser recorrido, por lo que los espacios sin atractivo, hacen que la vida del mercado acabe muriendo.

El proyecto potencia la acción comercial, la vida del lugar, ahora mismo prácticamente muerta.

Se busca que la gente, en vez de rodear el mercado, quiera atravesarlo por sus grandes calles interiores y quiera quedarse en él. De esta manera, el edificio forma parte del tejido urbano que compone la ciudad, dando igualdad de valor a todos los puestos, creando “calles” y “plaza” que invitan a los usuarios a interactuar con el mercado.

Se abre el edificio a la ciudad y su dinamismo. Este cambio permite que entre luz y vida al edificio, creando una relación entre calles que permite el tránsito por él, en lugar de rodearlo. Entre estas vías habrá una grada, un elemento que servirá como hito, un espacio central de referencia dentro del mercado, haciendo que todo el edificio se relacione entre sí.

Un lugar de encuentro con actividad, no de puro tránsito, formando parte de la vida ciudadana, potenciando la relación entre el interior y el exterior del mercado, los pasos a través del mercado conectando las distintas partes del barrio. Generando conexión social.

El edificio se abre en su totalidad en planta baja gracias a sus múltiples entradas, lo que invita al usuario a entrar y recorrerlo. Su cerramiento estará compuesto por unos grandes portalones que oscilarán para abrirse y se convertirán en un brise soleil . Gracias a esto se protegerá del sol evitando que haya ganancias térmicas excesivas en los meses estivales.

En planta primera se crean espacios que alberguen terrazas generando actividad y tránsito dentro del mercado, zonas donde se puede ir a estudiar o trabajar con el portátil mientras se toman un café. Se evita que haya zonas “muertas”. Estas terrazas y espacios de convivencia llenan el mercado de actividad, además de la puramente comercial.

En planta alta se coloca una celosía compuesta por piezas cerámicas extruidas de 12cm de espesor que otorgan un carácter rotundo al edificio a la vez que dialogan con los materiales y tonos de la ciudad. La formas de estas piezas favorecen la permeabilidad visual y el control solar dentro del edificio. Esta irá anclada a una subestructura de aluminio que servirá de carpintería del muro cortina que cierran la planta.

El cerramiento proyectado permite que el edificio dialogue con la ciudad de forma transversal variando a lo largo del día y dando una imagen dinámica y actual con materiales de la zona.

El interior se convierte en un espacio rico de luces y sombras que generan interés al usuario y favorecen la vida del mercado.

Todo esto es el fruto de la propuesta para rehabilitar un mercado ahora mismo en desuso y con grandes carencias tanto sociales como medioambientales y económicas.